The Túzaro

Los calores de la Conti

Posted in Cosas mías by thetuzaro on 1 octubre 2009

Hoy toca escribir en el blog. Pero escribir desde la indignación y la mala leche, aunque a estas horas, cuando ya ha pasado bastante rato, nos hemos tranquilizado un poco. Digo nos hemos porque la indignación y la mala leche la teníamos Elena, que hoy ha terminado de trabajar mucho más tarde de lo que debería, y yo.

Nosotros trabajamos en Madrid, y cogemos a diario la Continental, La Conti, el autobús interurbano que conecta Alcalá de Henares con Madrid. A la ida todo bien: como madrugamos una barbaridad no hay ni coches ni nada y llegamos en seguida. Lo malo ha sido la vuelta. En esta época del año, y también en primavera, es decir, cuando la temperatura no es fría, pero la gente tiene necesidad de lucir los modelitos de entre tiempo, suele hacer unos calores terribles en La Conti.

Imaginemos la situación: hay más de 20 ºC en la calle, en el autobús vamos montadas 80 personas, y las rendijas que lleva abiertas el chófer para que el autobús se ventile son del tamaño de la boca de un buzón. En verano aún llevan aire acondicionado (y de hecho suele hacer más frío que el que hacía hoy), pero ahora los chóferes se limitan a abrir unas mínimas rendijas en el techo del bus que no valen ni para tomar por culo. Al tío que conduce le da igual: total, él lleva una ventanilla gigante abierta al lado de la cara, con lo que lo mismo hasta se cree que va en moto. En cambio nosotros a pasar calores, sobre todo cuando la cosa se complica y hay atasco, como hoy.

Lo malo es que según avanza el frío cada vez me da la sensación de que es más complicado ir a gustito en La Conti, porque la gente, que debe de ser boba o tener el termostato roto o tener una obligacón moral de llevar el modelito de invierno aunque haga tiempo de piscina, con los calores de la muerte, sigue abrigada hasta las cejas, no vaya a ser que les entre un soplo de aire fresco. Alguien debería explicarles un poco de termodinámica y de cómo hace el cuerpo para regular su temperatura, y de cómo hace un abrigo para mantener el calor del cuerpo.

Claro, con esas temperaturas no hay quien aproveche las dos horas largas que se tira uno en el colectivo para hacer algo de provecho como leer, estudiar idiomas o pegarse una siesta de puta madre. Con esos calores sólo dan ganas de llegar a casa con el cabreo y pegarse una buena templa de cerveza para referscarse.

En fin, que mañana toca otra vez. Esperemos que podamos ir más o menos normal, y rápido, si es posible.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. neuronita said, on 1 octubre 2009 at 21:28

    ha ,esa historia me la conozco de memoria pero al revés D: vivo en un punto de isla ,y solo hay buses hasta cierta hora no más , que hace la gente? se espera TODA hasta el final¬¬y bueno se ponen agresivas D: todas quieren entrar , y el conductor no se conforma con completar el bus si no que lo dobla …y ahi vamos como sardinas en lata , juntos , muy juntos ,, tanto que puedes sentir toda clase de olores …respiraciones y ser victima de agarrones …en fin , digo al revés porque acá hace mucho frío …=D
    aunque es algo no grato no deja de ser pintoresco =D …
    saludos!!

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: