The Túzaro

Trick or Treatment: sí, ya me lo he leído

Posted in Lecturas y reflexiones by thetuzaro on 8 octubre 2011

Cerca de donde vivimos hay una calle con unas cuantas tiendas de beneficencia. Son bastante populares en el Reino Unido, y su funcionamiento es bastante sencillo: hay gente que les dona cosas que ya no quiere o no necesita y ellos las venden, y luego hacen buenas obras con el dinero que sacan. Son un lugar ideal para encontrar cosas muy baratas, libros en particular. Hace unos cuantos meses, en una de estas tiendas, acerté a ver de pura casualidad un libro que tenía bastante curiosidad por leer. Se trata de Trick or Treatment, de Simon Singh y Edzard Ernst. Según empecé a leerlo, pensé que sería una buena idea escribir una reseña aquí, para vuestros selectos ojos. Desafortunadamente, he tardado demasiado tiempo en leerlo y no he tomado suficientes notas, de modo que no puedo hacer una reseña tan detallada como me hubiera gustado, pero aún así, allá voy.

Trick or Treatment (hay una traducción al castellano titulada Truco o Tratamiento) es un libro en el que los autores tratan de poner a prueba las prácticas terapéuticas que se engloban bajo el título de “medicina alternativa y complementaria”. A priori, no es un libro a favor o en contra de estas prácticas. Como queda claro en la declaración de intenciones que los autores ofrecen al comienzo del libro, se trata de poner a prueba, utilizando los más rigurosos métodos disponibles, las más comunes de estas terapias alternativas o complementarias para proporcionar al lector información suficiente antes de decidirse por someterse a alguna de ellas: en qué consisten, cómo son de eficaces y qué peligros pueden entrañar.

Es posible que el lector no esté familiarizado con las condiciones que tiene que reunir un ensayo clínico de un medicamento o una terapia para que uno se pueda asegurar de que dicho medicamento está, efectivamente, funcionando, o por el contrario, los efectos que se observen puedan estar debidos a algún tipo de interferencia en el ensayo. Uno de los mejores logros de esta obra es que está salpicada de ejemplos históricos sobre el desarrollo de la medicina y del concepto de ensayo clínico que ayudan al profano a familiarizarse con las técnicas en cuestión y con los mínimos de rigor que se le deben exigir a un ensayo.

Otro de los logros de este libro es que describe las prácticas alternativas y complementarias tal y como son. Digo esto porque es muy habitual que, hablando con los amiguetes en el bar, aparezcan defensores de estas terapias afirmando que en (por ejemplo) la homeopeatía se hacen cosas que luego, a la hora de la verdad, no se hacen. Así, este libro ayuda también a acabar con la confusión sobre en qué consisten estas prácticas.

Con este bagaje, los autores examinan detalladamente una larga lista de terapias alternativas o complementarias, aunque, por motivos de espacio, solo se describen detalladamente las cuatros más populares, resumiendo brevemente los resultados de las demás a modo de fichas en un apéndice al libro. Las cuatro terapias que son descritas en detalle son la acupuntura, la homeopatía, la quiropráctica y la medicina herbal o fitoterapia.

Pero, claro, estos son temas delicados. ¿Cómo sabe uno que lo que dice en este libro es verdad? ¿Cómo sabe uno que no es un libro en el que, simplemente, se echa tierra sobre la acupuntura y el resto de terapias de una manera interesada? O dicho de otro modo, ¿quiénes son los tipos que escriben este libro y quién les paga? Simon Singh tiene un doctorado en física de partículas, ha trabajado como productor de programas científicos de la BBC y es autor de varios libros de divulgación científica. A priori no parece un sicario de la mafia farmacéutica. El caso del otro autor, Edzard Ernst, es aún más llamativo. Fue el primer catedrático de medicina complementaria (en la universidad de Exeter) del mundo. Además fue acupunturista durante muchos años y, se dedicó a estudiar la efectividad de las medicinas complementarias desde un punto de vista exquisitamente riguroso. Como se puede ver, tampoco es alguien de quien sospechar que está manejado por una mano negra.

De todos modos, todo esto es irrelevante: lo que importa es ver si las terapias alternativas funcionan o no y de eso, de analizar los mejores estudios que hay hoy en día, es de lo que trata el libro. Basándose en los estudios existentes, los autores concluyen que la acupuntura valdría, cómo muchísimo, para solventar algún dolor muscular determinado o algunas nauseas. Sobre la homeopatía nada que no se supiera ya: básicamente agua y/o azúcar cuyo principal peligro sería que alguien abandonara un tratamiento de verdad para seguir uno homeopático. Sobre la quiropráctica merece la pena señalar que la publicación de este libro le costó a Simon Sinhg una denuncia por libelo por parte de la Asociación Británica de Quiroprácticos, que consideraban que su imagen se veía dañada por los resultados descritos en Trick or Treatment. Dichos resultados son que la quiropráctica sólo funcionaría para determinados tipos de dolor de espalda, y que sería potencialmente muy peligrosa cuando se aplica en el cuello (de hecho, se describe algún caso con resultado de muerte). Sobre la fitoterapia hay de todo, aunque la conclusión general podría ser que los remedios herbales o bien no valen para nada, o bien funcionan con más o menos eficiencia, pero siempre teniendo una contrapartida en la medicina convencional que suele resultar más segura en términos, por ejemplo, de control de la dosis ingerida. Hay un par de resultados en el libro que me llamaron la atención en este sentido, por ejemplo, que eso de tomar ajo para regular el nivel de colesterol, que yo pensaba que era un cuento de viejas, tiene bastante pinta de funcionar.

En fin, en la mayor parte de los casos, las conclusiones son las que uno se esperaba antes de comenzar a leer el libro (es decir, que estas cosas no funcionan), con la salvedad de que cuando termina uno de leerlo, ya no es que crea que ciertas prácticas son cuentos chinos porque suenan a cuentos chinos, sino que puede distinguir lo que es eficaz de los bálsamos milagrosos gracias a los datos experimentales de la comunidad científica. En resumen, un libro altamente recomendable, no sólo por saber sobre estas terapias en particular, sino por conocer la evolución de la medicina tal y como la conocemos hoy en día.

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. moncho said, on 8 octubre 2011 at 15:09

    Bah!, paparruchas,…en que parte de la rigurosidad científica vas a encontrar espacio para la poesía y el lirismo de una buena infusion punk de corteza de arce en una okupa coruñesa?. Y ademas, la gente que se arruinaría…:)

    Me gusta

    • thetuzaro said, on 8 octubre 2011 at 18:16

      De sauce, Moncho, de sauce.

      Bendiciones.

      Me gusta

    • magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:17

      Paparrcuchas es la palabra clave usada por Luis Alfonso Gaméz, alias mortadelo, quién justifica la burla como medio de diálogo.

      Me gusta

  2. magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:15

    “se trata de poner a prueba, utilizando los más rigurosos métodos disponibles, las más comunes de estas terapias alternativas o complementarias para proporcionar al lector información suficiente antes de decidirse por someterse a alguna de ellas: en qué consisten, cómo son de eficaces y qué peligros pueden entrañar.”

    Si no fuera por que los autores (SIgh y Ernst) son conocidos “científicos” financiador por una multinacional de multinacionales llamada Sense About Science dedicada a patrocinar y pagar conferencias de algo que en España llaman Circulo Escéptico y que paga a algunos blogueros, no a todos, aclaro, te creería. Además, el Sr. Ernst ha sido despedido de varios puestos como revisor y en universidades, no por denunciar algo, sino por difamar centros de investigación y revistas, aunque nunca se quejó de que le pagarán. Otra de sus inolvidables mentiras fue aducirse títulos que no tiene, aunque es doctor en medicina, no es homeopatía, tal como se declaro en este artículo:

    “The author is a trained homeopath; he has no financial interests in this area. “

    A parte de los tremendos errores básicos en el libro de Trick or treament (ya me lo he leído), es divertido pensar que alguien que tiene un puesto en Exeter, se diga ser el “primer profesor de medicina complementaria en el mundo”, cuando es una vil mentira, siendo que en otros países ya había profesores expertos en esas ramas.

    Pero lo mejor es con el físico Simón Sigh y los programas “científicos de la BBC”, supongo te refieres al fraude más que demostrado de 2001 cometido por James Randi y su estadista Martín Bland.

    Ver para creer…

    Me gusta

  3. magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:21

    Y mas cómico el atún que la sardina:

    “Sobre la homeopatía nada que no se supiera ya: básicamente agua y/o azúcar cuyo principal peligro sería que alguien abandonara un tratamiento de verdad para seguir uno homeopático.”

    Aunque de hecho eso pasa en su mayoría cuando Ernst es autor único de las revisiones sistemáticas, cuando está acompañado de otros autores matiza sus afirmaciones, claro siempre y cuando no sean sus compañeros Pozadski o H. Por ejemplo en un estudio matiza sus afirmaciones donde a pesar de haber encontrado estudios de alta calidad que prueban que la homeopatía es eficaz en cierta dolencia, Ernst dice que “permanece como no probada”, es obvio que está cayendo en un sesgo y prejuicio llamado de implausibilidad:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20099019

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: