The Túzaro

La sociedad de espectadores exigentes

Posted in Éste y sus cosas, Columnas by thetuzaro on 15 diciembre 2011

Hace unas pocas semanas, Elena y yo estuvimos viendo Life in a Day (La vida en un día) que, para los que no lo sepáis, es una película hecha específicamente por y para YouTube, y compuesta por fragmentos de vídeo grabados por voluntarios de todo el mundo el día 24 de julio de 2010. Como en otros casos de películas producidas para la red, como Home , las imágenes son bellísimas y se ve de todo: momentos muy cómicos, muy duros y algunos un poco sensibleros.

De todos los personajes y situaciones que aparecen en la película, el que más nos llamó la atención a Elena y a mí fue Abel, un niño peruano que se gana la vida limpiando zapatos. La persona que graba el vídeo le pregunta a Abel cuál es la persona a la que más quiere, una de las preguntas que debían aparecer en todos los vídeos. Primero, Abel responde que a su padre, que le prepara la comida, y sólo se preocupa del bienestar del niño y de su trabajo. Después, y esto fue lo que más me llamó la atención, Abel nos cuenta que la cosa que más quiere en el mundo es su laptop, y nos dice que “en Wikipedia hay cuentos, historias, matemáticas, ciencias, religión […]. Es una biblioteca gigante”. Según la descripción del vídeo en YouTube, Abel consigió su odenador portátil a través de One Laptop per Child (Un portátil para cada niño), una organización sin ánimo de lucro que ofrece portátiles baratos para niños de países en desarrollo.

Sé que el de Abel puede muy bien ser un caso excepcional, y puede que, precisamente por eso, se ganara un hueco en la versión final de la película. Aún así, no puedo evitar extraer una lectura un tanto romántica del caso de Abel: un niño con poquísimos recursos, que tiene un ordenador, que es su ventana al mundo, y lo emplea para navegar por la Wikipedia; un niño que tiene muy pocos medios, pero los emplea muy bien, dicho en otras palabras. No puedo evitar tampoco, igual porque soy un pesimista nato, comparar el caso de Abel con el nuestro propio: niños, jóvenes y jóvenes de 40 años del primer mundo, a los que no falta de nada, que tenemos unos medios acojonantes a nuestro alcance… pero que no los empleamos para prácticamente nada constructivo. Sí, tenemos muy buenas relaciones sociales con los demás, estamos a la última en cotilleos y chistes malos de los que circulan por Internet, somos unos hachas en los más variopintos videojuegos, vemos una enorme cantidad de películas y series… pero para de contar.

Creo recordar que,  hace un montón de años, cuando esto de la tecnología e Internet hacía sus primeros pinitos en España, en el Piohosa’s Zine, aquel fanzine que hacía Moncho (sí: estoy hablando de cuando los fanzines) Víctor el de los Prap’s se lamentaba de la falta de creatividad y de ganas de hacer cosas del público. De hecho, decía algo así como que años antes, había muchos grupos de aficionados y maquetas por doquier. Un buen número de chavales sacaban otros tantos fanzines a base del viejo recorta-pega-fotocopia. Ahora, se lamentaba en la entrevista Víctor, cualquier niño podía hacer la edición de El País en su casa y uno se esperaría que, siendo todo más fácil y dando mejor resultado, la producción de fanzines se hubiera multiplicado… pero no era así.

Hoy en día creo que ocurre algo parecido: tenemos unos medios increíbles y tanto cuajo que los utilizamos para colgar las paridas de turno en el Facebook, delante del cual nos pasamos las horas dándole al botón de actualizar, esperando que alguien haya puesto la siguiente chorrada o haya abierto una galleta de la suerte. Quizá por eso tenga tanto éxito Twitter: porque aparecen mensajes tan rápido que prácticamente no nos da tiempo a leerlos todos, y si conseguimos seguir el ritmo, nos da la impresión de haber tenido un día productivo, de haberlo hecho bien.

Al final lo que tenemos hoy en día es una sociedad de espectadores. La gente llega a su casa y ve cien películas y mil series, por la cara, sin esfuerzo ninguno, contribuyendo cero. Y no nos limitamos a ver sin aportar nada, sino que tenemos la cara dura de exigir, de ponernos farrucos porque Series Yonkis se ha caído, o porque los de La Élite subtitularon mal el último capítulo de Dexter (o lo subtitulan bien, pero son de otro país que habla un español un poco distinto, y, por tanto, peor, y eso no nos gusta). No contentos con eso, lo único que se nos ocurre aportar es un grupo de Facebook para decir que estamos “cansados de tener que leer mierda“, eso sí, lo de hacer los subtítulos nosotros mismos ni se nos pasa por las mientes.

Obviamente hay honrosas excepciones, como es el caso de Alfonso, un valiente que ha sacado por última vez el MMAMM hace un par de semanas. O el de Rubén Lijó, que ha hecho un documental titulado Del mito a la razón, sin financiación ninguna, y lo ha puesto gratis en Internet, y al que también he visto recibir críticas por parte de gente que con total seguridad ha hecho cero documentales gratis. Claro, que luego hay gente que peca por exceso: hay que señalar la enorme productividad de los tornas y los conspiranoicos, con el perjuicio que eso supone para el pobre cuidadano medio (y de eso ya hablo otro día).

En fin, me fastidia una sociedad que tiene los mejores medios de la historia para crear, para aportar, para dar… pero que se limita a recibir y a quejarse. Menos mal que de todo se pueden hacer unos chistes.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] y de las bibliotecas públicas hay otro recurso que sigue en pie: la Wikipedia. Ya lo decía el niño Abel: la Wikipedia es como una biblioteca gigante. Además es gratis, abierta a todo el mundo y […]

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: