The Túzaro

Sobre la homeopatía y la memoria del agua

Posted in Éste y sus cosas, Éste y sus teorías, Lecturas y reflexiones by thetuzaro on 24 febrero 2013

Hace un par de días, en eldiario.es, que es uno de los periódicos online que surgieron cuando Público dejó de editarse en papel, publicaron un artículo, que había sido publicado originalmente en Materia, sobre los riesgos de la homeopatía. El artículo generó entre los lectores el mismo aburrido debate de siempre, con los mismos argumentos prohomeopatía de siempre (que tanto lastre suponen en mi opinión para esa izquierda que se supone que lee ese periódico) que se resumen, así a lo bruto, en esta frase: como las grandes empresas farmacéuticas son unas buitres sin compasión, todo lo que no fabriquen ellas es bueno. El caso es que leyendo me di cuenta de que hay algo que normalmente no se aborda cuando se discute de homeopatía y su funcionamiento.

Para el que no lo sepa, la homeopatía es una pseudomedicina que se basa, en líneas muy generales, en dos principios. Primero, lo similiar cura lo similar, de modo que para curar la enfermedad que sea, y que se manifiesta en, digamos, unas fiebres, lo mejor son sustancias que produzcan esos mismos síntomas o parecidos. A estas sustancias se les suele llamar tinturas madre. Segundo, cuanto más diluído, normalmente en agua, esté el producto que utilizamos, mayor es su efecto. Es habitual encontrarse con preparados homeopáticos que tienen dilución 30C, que significa que hay una parte de tintura madre por cada 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 partes de agua (sí, un uno seguido de sesenta ceros). Este líquido tan diluído, se administra tal cual, o en forma de píldoras: coges una pastilla de sacarosa, le echas una gotita de tu preparado, y ya tienes la píldora hecha. Como una dilución tan exagerada significa, básicamente, que en tu pastillita o jarabe de homeopatía no hay nada de tintura madre, los promotores de esta práctica suelen decir que, aunque es así, y lo que te tomas es ya sólo agua o azúcar, sin una sola molécula de la tintura madre, el agua del preparado se acuerda de que la tintura madre estuvo alguna vez allí, y el efecto es el deseado. Por supuesto, la supuesta memoria del agua no se ha demostrado nunca, ni tampoco que la homeopatía tenga un efecto más allá del placebo. Esto es así. Pero es que, además, hay un problema sobre esta hipótesis de la memoria del agua que no se suele abordar. Me voy a permitir la frivolidad de preguntarme: si suponemos que la memoria del agua existe (que no existe), ¿gana algo más de sentido todo esto de la homeopatía?

Normalmente, cuando se habla de la memoria del agua, lo que el lector se imagina es que se coge una cantidad de agua, se ponen las moléculas de la tintura madre que sea, y luego se quitan y el agua se acuerda de que estuvieron allí. Sin embargo, el proceso por el que se fabrican estos preparados es diferente y está perfectamente descrito en mucho sitios de internet. Miremos ese proceso, no desde el punto de vista de la presencia o no de moléculas de la tintura madre, sino desde el punto de vista la memoria del agua: ¿de qué se puede acordar el agua de tu preparado homeopático?

Supongamos que tenemos un vasito de nuestra tintura madre y lo mezclamos con 99 vasitos de agua. Así, tendríamos una dilución 1C. Si suponemos que la memoria del agua existe, podemos suponer que el agua de estos 99 vasitos se acordará para siempre de que estuvo en contacto con la tintura madre en una dilución 1C (y suponemos que no se acordará de nada más, claro). Tomemos ahora un vasito  de esta dilución 1C y mezclémoslo con 99 vasitos de agua: hemos obtenido una dilución 2C. Tanto la tintura madre, como el agua que se acuerda de haber estado en contacto con ella, están disueltas ahora en más agua de modo que si cogemos un vasito de esta dilución 2C, podemos esperar que 1/10.000 del volumen (el 0.01%) sea tintura madre y 1/100 (el 1%) sea agua de la que estuvo originalmente en contacto con la tintura madre en la primera dilución. El resto (99% del volumen) es agua nueva, que no se acuerda de nada: agua recién formateada.

Ahora podemos pensar en dos hipótesis. La primera es que la memoria del agua no se transmite, es decir, el agua puede acordarse de aquello con lo que estuvo en contacto, pero no puede, por decirlo así, aprender cosas de otras moléculas de agua. Si esto es así (y todo el rato estamos asumiendo que la memoria del agua existe, cosa que nadie ha demostrado nunca), la situación se queda como hasta ahora: en un vaso de la dilución 2C tenemos que el 0.01% del volumen es tintura madre, que el 1% del volumen es agua que estuvo en la dilución original y que se acuerda de la tintura madre (aunque ahora, al mezclar, puede que estas moléculas y las de la tintura madre estén muy separadas entre sí) y el resto, el 99%, es agua que, como mucho, podría acordarse de que estuvo en una dilución 2C.

Diluciones

Figura 1. Para intentar aclarar un poco todo este follón de números, represento aquí con dibujitos el experimento imaginado. Parto de un recipiente de tintura madre determinado al que le voy aplicando sucesivas diluciones. Como los números que se usan en homeopatía son gigantes, y la resolución de la pantalla de tu ordenador no da para más, en lugar de hacer cada paso disolviendo un vasito de mezcla en 99 de agua. Lo que he hecho es disolver un vasito de mezcla en un vasito de agua, para que se vea mejor. Si quisiéramos obtener un preparado 30C así, habría que hacer un total de (si no me he equivocado en las cuentas) unos 200 pasos como estos. En la figura podéis ver como después de cada paso va quedando menos proporción de la tintura madre, pero también menos proporción de agua que podría ser susceptible de acordarse de la presencia de la tintura madre.

Si damos otro paso en el proceso, para obtener una dilución 3C, tenemos que coger un vasito del preparado 2C, y diluirlo en otros 99 vasos de agua. En esta disolución, tenemos que 1/1.000.000 del volumen (0.0001%) está ocupado por tintura madre, 1/10.000 del volumen (0.01%) por agua de la primera disolución, agua que se acuerda de que estuvo en contacto con la tintura madre. También hay un 1/100 (1%) del volumen que es agua que estuvo en la dilución 2C, y se acuerda de su pasado. Por último, hay un 99% del volumen que es agua recién llegada y que acaba de aprender que está en contacto con todo eso de la frase anterior: este volumen de agua se puede acordar sólo de estar en una dilución 3C.

Supongo que ya veis a dónde nos dirigimos. Si queremos tomar nuestro preparado 3C, y conseguir uno 30C, que es lo habitual, tenemos que repetir el proceso anterior otras 27 veces, con el resultado que os estaréis imaginando. Cuánto más diluímos nuestro preparado homeopático, menos cantidad de la tintura madre hay, pero también hay cada vez menos cantidad de agua que pueda recordar que alguna vez estuvo en una disolución junto con la tintura madre (ver Figura 1). Así, cuando llegamos a la disolución en la que lo más probable es que no haya ni una sola molécula de la tintura madre (que es más o menos la dilución 12C, y aún quedarían otras 18 diluciones para llegar a 30C), aún podemos esperar encontrar alguna moléula del agua que utilizamos en la primera disolución, algunos cientos de moléculas que participaron en la segunda, y así sucesivamente. Obviamente, cuando llegamos al extremo de una disolución 30C, ya no es que no queden moléculas (ni una) de la tintura madre, ¡sino que no quedan moléculas que haya estado razonablemente cerca de la tintura madre y que se pudieran acordar de ella!

¿Qué pasa con la segunda hipótesis? Pues pasa que la cosa tiene menos sentido aún. Si en lugar de como hemos hecho hasta ahora, suponemos que el agua tiene memoria y se la puede pasar a sus moléculas vecinas. ¿Qué sentido tiene andar haciendo rituales de preparación ni mandangas? Si el agua se acuerda de lo que ha tenido cerca, pero también de lo que agua de otras partes del mundo ha tenido cerca de sí (y se acuerda porque está o ha estado en contacto con agua de otros lugares). ¡Todo el agua de todo el planeta se acuerda de todas las sutancias de todo el planeta! Y esto, obviamente, es un sinsentido, uno más de los sinsentidos de toda esta hipótesis de la memoria del agua y la homeopatía.

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Javi said, on 25 febrero 2013 at 10:24

    Muy bien. Incluso, con un ejercicio de química básica, y usando el número de avogadro, se puede averiguar que después de 10 diluciones no queda ni una sola molécula del preparado. Pero claro hay que creer que la química es verdad.

    Me gusta

    • thetuzaro said, on 25 febrero 2013 at 12:05

      Hombre, el concepto de “memoria del agua” se popularizó como hipótesis ad hoc cuando ya se dieron cuenta del tema del número de Avogadro y las diluciones exageradas, así que hasta ahí vamos bien.

      Me gusta

      • magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:05

        De dónde sacas eso, dame la referencia, la página, la cita exacta, sino no es más que invento tuyo.

        Me gusta

      • thetuzaro said, on 13 septiembre 2013 at 8:22

        Hola, magufo:

        Muchas gracias por tus numerosos comentarios (aunque he de decir que a veces te pierde el tono, pero ya hablaremos de eso en el comentario relevante). Son muchos comentarios y estoy muy ocupado estos días, así que me tomará un tiempo contestar. Te agradezco de antemano tu paciencia.

        Con respecto a este comentario. Si te digo la verdad, no me acuerdo dónde leí que la hipótesis de la memoria del agua vino como respuesta a las críticas porque las diluciones homeopáticas se hacen más allá del límite que marca el número de Avogadro. Casi seguro que era una página “pseudoescéptica” (por utilizar tu terminología) así que no creo que te satisficiera mucho…

        Ahora bien, teniendo en cuenta que Hahnemann empieza a hablar de homeopatía muy a principios del Siglo XIX, que Avogadro empezó a hablar de que el volumen de un gas es proporcional al número de moléculas que contiene también a principio del XIX, y que no fue hasta mediados del mismo Siglo que se puso por primera vez un valor al número de Avogadro (más corto: la homeopatía es ‘más vieja’ que el número de Avogadro), no me parece un disparate que las justificaciones a las diluciones por encima del número de Avogadro vinieran bastante después de la invención de la Homeopatía (que es lo que creo que vengo a decir en mi comentario original). De hecho, me atrevería a decir que el concepto de “memoria del agua” aplicado a diluciones muy diluídas no se originó hast la segunda mitad del Siglo XX (es decir, mucho más tarde), pero si encuentras alguna referencia a dicho concepto que sea anterior a 1950 te agradecería que me lo hicieras saber, porque no estoy tan seguro de esto.

        Un saludo.

        Me gusta

      • magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:07

        Entonces según tu la hipótesis de la memoria del agua se postulo cuando se dieron cuenta del número de Avogadro, si claro, me imagino a los doctores en ciencias cayendo en cuenta de repente que habían diluido algo mucho más allá y de repente como eran rete ignorantes se les ocurrió como por arte de magia que “se dieron cuenta del tema del número de Avogadro”, aunque algunos de esos doctores en ciencias fueran químicos!!!

        Me gusta

      • magufo said, on 14 septiembre 2013 at 4:18

        Una disculpa, te recomiendo que leas otras fuentes que no sólo provengan de sitios autodenominados “escépticos” o que tengan alguna propaganda del Círculo Escéptico y multinacionales como CSICOP (CSI); Sense About Science, u otras. Siempre sirve contrastar la información. No todo lo que se dice cazador de charlatanes siempre es verdad, hay que se precavido con los que se presentan como “escépticos”, no vaya a ser que te quieran vender una manzana más podrida.

        Bueno una cosa es el principio de avogadro sobre los gases ideales y otra, un principio derivado, la constante de Avogadro-Lotschmidt, es preferible referirse a ésta última cuando hablamos de la homeopatía.
        Efectivamente el concepto de memoria del agua se origina mucho después.

        Me gusta

      • thetuzaro said, on 14 septiembre 2013 at 8:14

        “Efectivamente el concepto de memoria del agua se origina mucho después”.

        Me alegra que estemos de acuerdo en algo.

        Un saludo.

        Me gusta

    • magufo said, on 13 septiembre 2013 at 1:04

      No me digas charlatán, resulta que con un ejercicio de química básica y usando el número de avogadro ya es suficiente, cuando los homeópatas saben eso de antemano y por qué no todas las diluciones homeopáticas se diluyen más allá de la constante de Avogadro. Osea el argumento seudoescéptico es el siguiente:

      -Si la homeopatía se diluye más allá del número de Avogadro entonces la explicación de la memoria del agua es ad-hoc y una fantasía, nunca se ha demostrado y si se ha demostrado (leasé la contradicción) es qué son artículos, siempre y necesariamente, mal hechos (aunque los seudoescépticos como Javier no lo puedan ni han querido demostrar).
      -Si la homeopatía no toda se diluye más allá del número de Acogadro entonces es peligrosísisma y puede tener un efecto, auspiciados por un artículo (este si mal hecho y demostrado como manipulado en la misma revista).

      Ah no si mira me encuentro con lo dos artículos contradicotorios y que se excluyen entre sí, a ver si Javier nos puede aclarar las cosas:

      El primero dice que:

      La supuesta “memoria del agua” no está apoyada por ninguna evidencia lógica, experimental ni teórica. La “teoría” de que aunque no haya principio activo el agua recuerda de alguna manera haber estado en contacto con él (memoria del agua) no ha sido jamás comprobada experimentalmente. El único estudio publicado (el famoso caso del Dr. Benveniste) resultó ser un fraude. De hecho, si los efectos curativos del agua se potencian cuanto más diluido esté el principio activo, ¿por qué podemos elegir el principio activo que nosotros queremos que recuerde? Las misma moléculas de agua durante unos millones de años atrás han estado en contacto con cientos de sustancias, y si tenemos en cuenta las que sólo han entrado en contacto como trazas, pueden ser cientos de millones

      Se contradice con el <a href="http://lacienciaysusdemonios.com/2013/02/07/la-memoria-del-agua-ii-de-benveniste-a-ennis/"segundo:

      Jacques Benveniste fue un experto inmunólogo, que conocía muy bien las distintas respuestas de las células del sistema inmune ante diferentes estímulos. Para estudiar el efecto de determinadas sustancias sobre las células sanguíneas de la gama blanca (glóbulos blancos) se emplean distintos ensayos, siendo uno de ellos la desgranulación de basófilos… En tercer lugar muestran que calentar, congelar o sonicar las muestras elimina la actividad de las soluciones ultra-diluidas, pero no de aquellas que poseen una alta concentración de anti-IgE. Todo ello lleva a Benveniste a sugerir que las moléculas de anti-IgE presenten en la solución de partida han generado un molde en el agua que se ha mantenido pese a la desaparición de las moléculas activas. Esto es lo que dio lugar al término “memoria del agua”… Las principales objeciones tienen que ver con los controles y los errores, que no fueron estimados de forma adecuada. (!!!)

      Osea que aquí de repente ya no es charlatán, ni un fraude. A ver si en la ciencia y sus demonios se ponen de acuerdo por que cada vez están mas esquizoides!

      Me gusta

  2. magufo said, on 13 septiembre 2013 at 0:51

    Pero antes planeas dos “hipótesis”:

    “La primera es que la memoria del agua no se transmite, es decir, el agua puede acordarse de aquello con lo que estuvo en contacto, pero no puede, por decirlo así, aprender cosas de otras moléculas de agua.”

    Eso no es una hipótesis es un planteamiento y no está basado más que en tus ideas vagas. ¿De dónde sacas que la memoria del agua no se transmite, a qué? ¿Cómo va a “aprender” cosas de otras moléculas de agua si no tienen información?

    <i<"Si esto es así (y todo el rato estamos asumiendo que la memoria del agua existe, cosa que nadie ha demostrado nunca)"

    ¿Cómo puedes decir en pleno año 2013 que nadie la ha demostrado? Siendo que desde hace décadas se ha hecho, uno de los estudios es este: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15105967

    Exactamente todo tu texto es el mismo panfleto que no dice nada, ni aporta nada. Pero es necesario destacar que a pesar de los magnos errores básicos que cometes en tu texto, el más divertido ha sido la “deducción” de que:

    “Si el agua se acuerda de lo que ha tenido cerca, pero también de lo que agua de otras partes del mundo ha tenido cerca de sí (y se acuerda porque está o ha estado en contacto con agua de otros lugares). ¡Todo el agua de todo el planeta se acuerda de todas las sutancias de todo el planeta! Y esto, obviamente, es un sinsentido, uno más de los sinsentidos de toda esta hipótesis de la memoria del agua y la homeopatía.”

    La pregunta es ¿cómo has deducido todo esto? Partiendo de la obviedad de que no entiendes ni un picogramo de lo que has puesto, te comento que tu deducción es falsa y es conocida como falsa analogía. Es entendible que para ti sea un “sin sentido” tal como es un sinsentido la teoría de la evolución para un creyente religioso. que no entiende lo que escribe. Tu partes de que la “memoria del agua” involucra que debe de acordarse de todo con lo que ha estado en contacto, siendo que el planteamiento original no adjudica tales propiedades como si tuviera inteligencia y memoria a modo de que “se acuerda de todas las sustancias de todo el planeta”. Si en 1988 se confirmo que algunas diluciones homeopáticas cesan cuando son congeladas, calentadas en exceso y cuando son sometidas a sonicación, dentro del proceso hidrológico sería suficiente para que la “memoria del agua” no se de y por tanto tu “hipótesis” de burla queda refutada.

    Me gusta

    • m said, on 19 septiembre 2013 at 23:43

      1) Se atribuye efectividad a diluciones en las que la probabilidad de presencia de un sola molecula del compuesto original es infinitesimal.
      Luego el ingrediente añadido al agua no es el activo principal, tal y como un medicamento tradicional puede funcionar.
      2) Dado 1, todo efecto debe residir en el diluyente.
      3)El efecto en el diluyente introducido por el compuesto diluido puede ser únicamente de dos tipos:
      A) Modificacion a nivel molecular
      B) Modificación a nivel estructural
      Por analogía a 1, la primera no puede ser responsable de ningún efecto en una dilución 30c salvo que toda molécula de agua modificada perteneciente a la disolución interaraccione con otras moléculas de agua. Esto implica que toda molécula en contacto con una molecula modificada es modificada, modificando a su vez cualquier molecula que interaccione con ella. Ahora bien, dado que las moléculas de agua se encuentran en equilibrio, cualquier modificación requiere poner en juego una energía, y como el proceso descrito es divergente, la energía creada o absorbida en el proceso tiende a infinito. Por tanto puede descartarse esta hipótesis.

      Por otro lado, dado que se atribuye algun tipo de efecto a estas diluciones, todo efecto debe residir en una modificación a nivel estructural del diluyente, en este caso agua. Ahora bien, el campo de las interacciones de larga distancia en el agua está bastante estudiando, teniendose certeza de que cualquier tipo de correlación temporal entre moleculas es débil. Es decir, dadas dos moléculas de agua cualesquiera pertenecientes al conjunto, su posicion relativa en dos momentos de tiempo suficientemente separados no puede ser predicha. Por tanto, una dilución 30c debe tener una ordenación a larga distancia que la dota de sus propiedades especiales diferenciandola del agua común y que ha sido transferida y preservada durante todas las diluciones.
      Por el momento ningún estudio científico ha demostrado nada en este sentido, y además las probabilidades de que una correlación débil a larga distancia no sea destruida por la mezcla son de nuevo infinitesimales.

      Como puede observar no existen muchas evidencias que soporten los pricipios homeopáticos, pero si usted conoce algún trabajo científico irrefutable no dude en compartirlo.

      Me gusta

  3. Javier said, on 13 septiembre 2013 at 10:15

    Estimado magufo,

    ¿por qué dice usted que soy pseudoescéptico? Le aclaro, que soy completa y totalmente escéptico, no pseudo. O almenos hasta ahora que le leí.

    Dado que es usted más listo que todos los científicos que durante los más de 200 años de física y química moderna han demostrado siempre sus hipótesis con pruebas, dado también, que es usted más listo que los que como el autor de este blog y el que te escribe nos dedicamos a la investigación de las propiedades físicas y químicas de los materiales (después de haber estudiado una carrera de Física y haber obtenido el título de Doctores en Ciencias) y después de esta educación exquisita de la que haceusted gala refiriendote a personas que no conoce, he decidido que voy a tirar a la basura mis títulos de licenciado y doctor en Ciencias Físicas, dejaré mi trabajo de investigador, no daré nunca más clases en la unviversidad y solo tendré ojos para que me ilustre en sus excelsos comentarios. Creo sinceramente que he perdido el tiempo en los últimos 24 años de mi vida.

    Por favor, ilustrenos, eseñenos una nueva manera de hacer ciencia o en su defecto enseñenos a entender la naturaleza y sus misterios.

    Una de mis preguntas principales que seguro usted me puede aclarar, es cómo es posible que la humanidad haya aumentado su esperanza de vida desde los 40 hasta los ~80 años con esos venenos que venden las farmacéuticas y los médicos de la medicina moderna y científica. ¿En qué nos engañan, qué hay detrás de todos esto? Por favor ilustrenos. Estoy desesperado por leerle y aprender de usted. Llevo tanto años en esta espiral de depravación de demostraciones y pruebas que no puedo más.

    Atentamente.

    Me gusta

    • magufo said, on 14 septiembre 2013 at 4:13

      Nadie ha dicho que sea más listo que todos los científicos, no he dicho que usted tire sus títulos ni que tenga una nueva manera de hacer ciencia. Le pido humildad. Hay una linea entre ser escéptico, y otra entre ser seudoescéptico, cuando se miente o se falsifica, o difunde información que es total o parcialmente falsa en aras de intereses propiamente de un espurio “pesamiento crítico, ateísmo, librepensameinto” que provienen de una masificación del CSICOP.

      No he negado el papel de la esperanza de vida en ciertos lugares, hay muchas evidencias que en otras regiones del mundo las personas tenían una alta esperanza de vida. No va usted a decirme lo que viene un informe epidemiológico mandado a hacer por los EE.UU cuando justificaban (aún todavía) la colonización. Lo que sería de aporte es que usted me pueda demostrar que:

      “Incluso, con un ejercicio de química básica, y usando el número de avogadro, se puede averiguar que después de 10 diluciones no queda ni una sola molécula del preparado. Pero claro hay que creer que la química es verdad”

      Cuando en homeopatía también se manejan bajas diluciones. Aquí no creo que le sirva su doctorado en materiales si lo que se afirma es con dolo y perjurio a los demás.

      Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: