The Túzaro

Noble end – Lag Wagon

Posted in ¿Qué dicen tus letras? by thetuzaro on 26 enero 2013

Lag Wagon es uno grupo de punk californiano de los años noventa del siglo pasado. Aunque han tenido algún parón, ahora mismo siguen en activo y, por lo que pude ver en Junio del año pasado, cuando tocaron en Bristol, están en muy, muy buena forma (y a alguno hasta se conserva bastante bien con la edad y todo). Uno de mis grupos favoritos de joven, aunque, para mi gusto, fueron envejeciendo mal musicalmente, y cada disco que sacaban era un poco más blandengue que el anterior.

Hoy os traduzco (con mis habituales limitaciones) una canción que venía en su primer disco, Duh, de 1992, y que se titula Noble End. Trata sobre cómo el gobierno estadounidense capta a gente pobre para que se aliste al ejército, prometiéndoles que la carrera militar es la vía para sostener a sus familias, y también que obtendrán grandes glorias y honores. En cambio, a la hora de la verdad, van a guerras que ni les van ni les vienen, mueren, y son olvidados, con lo que el resultado final es que dejan a sus familias peor de lo que estaban.

Hay varios vídeos de esta canción en directo por ahí, pero como no suenan del todo bien, he preferido pegaros una versión de una demo antigua. La letra original de la canción la podéis leer aquí.

Creció sin nada. Vivió y murió pobre. Padre de cuatro hijos. Dejó a su familia temporalmente por un futuro basado en engaños. Le dijeron “únete a la Infantería, únete a la Marina”. Se unió a los Marines y sus hijos se sintieron orgullosos, pero la exaltación se agotó y el apoyo se acabó en cuanto este número prescindible dejó a los cinco miembros de su familia. Un fraude, y todo lo que ese hombre quería era proporcionar una existencia mejor a su mujer y sus hijos. Una inversión que le costó la vida. Una familia con ética ha… Una muerte en combate no puede ser tan noble como para justificar la pérdida de vidas tan jóvenes. Continental Security*.  Compensación, no existe tal cosa. Al final no hubo ningún héroe, sólo cartas de resentimiento, arrepentimiento, remodimiento; amargo resentimiento. Un fraude, y todo lo que esos chicos querían era volver a su existencia, pero muchos murieron, y los que volvieron se vieron solos, sin nada que los esperara en casa. El titular vuelve a ser “un noble soldado encuentra un noble final”.  Son aquellos sin los que nos podemos apañar, números prescindibles, sin duda olvidados. Una familia con ética ha muerto.

* Entiendo que Continental Security debe de ser alguna compañía aseguradora que pague indemnizaciones a la familia de los muertos en combate, pero no lo he podido comprobar.

Harry Bridges – Rancid

Posted in ¿Qué dicen tus letras? by thetuzaro on 13 noviembre 2012

Voy a aprovechar que mañana, día 14 de noviembre, hay convocada una huelga general en España para traducir rápidamente una canción de Rancid relacionada con el tema sindical. Se trata de Harry Bridges, que habla del propio Harry Bridges, sindicalista Australiano, pero que ejerció en Estados Unidos. Harry Bridges se hizo famoso por su liderazgo en la huelga de estibadores de San Francisco de 1934 (una huelga que, a lo tonto y a lo bobo, duró 83 días). El jueves sangriento, 5 de julio de 1934, tras casi dos meses de huelga, y durante unos altercados mientras la policía intentaba abrir las partes del puerto que estaban cerradas, la policía disparó hiriendo a bastantes trabajadores, entre ellos tres que, según la cación de Rancid, murieron (según la Wikipedia, uno de ellos sobrevivió). A los tres días se organizó una enorme manifestación-funeral en homenaje a los dos trabajadores fallecidos que supuso, de facto, una huelga general en toda la ciudad de San Francisco. Rancid comparan en esta canción aquellos sucesos con la historia personal de un sindicalista, trabajador de General Motors (GM), que pierde su casa cuando GM cierra su planta de Flint, Michigan.  Os dejo un vídeo en directo de la canción que no está mal del todo de sonido. Para el que quiera, la verisón de estudio se puede oir aquí, y la letra original es ésta.

El 5 de julio fue un jueves sangriento. Los cerdos mataron a tres trabajadores. Harry Bridges cogió el megáfono. La ciudad cerró el 6 de julio, los trabajadores estaban encolerizados. Era una huelga general. Los medios dijeron que los comunistas se estaban haciendo con el control y algunos creyeron que era verdad. Tres huelgas inflexibles allanaron el camino: Minessota, San Francisco y Toledo.

Una y otra vez se cierran las puertas y se rompen las ventanas.

Eddie trabajaba en General Motors. Juró que nunca más volvería a perder su trabajo. Un sindicalista que tenía su propia casa en el bonito Flint, Michigan. Eddie perdió su trabajo y su casa, así que Eddie perdió su autoestima. La última vez que vi a Eddie, vivía de nuevo en una caravana.

Una y otra vez se cierran las puertas y se rompen las ventanas.

Creo que Eddie perdonó demasiado pronto. Recibí una carta sobre Eddie, y eran malas noticias.

Una y otra vez se cierran las puertas y se rompen las ventanas.

21st Century Digital Boy – Bad Religion

Posted in ¿Qué dicen tus letras? by thetuzaro on 4 noviembre 2012

Sí, sí, ya sé que prometí que iba a ponerme con el tema de la divulgación científica otra vez. De hecho tengo ya pensadas varias interesantísimas entradas sobre cómo se fabrican los materiales semiconductores y los dispositivos electrónicos que están dentro del ordenador en el que estáis leyendo esto, y también una entrada para explicaros qué es un láser y por qué es tan especial. Pero eso requiere tiempo, y tiempo no me sobra este mes, que va a ser de aupa. Así que, como veo que ya hace diez días de mi última entrada, voy a marcarme otra de mis traducciones de clasicazos del punk rock. Hoy le toca el turno a 21st Century Digital Boy, de Bad Religion.

Bad Religion es un grupo bien conocido por todos. Llevan la tira de años tocando y siguen en activo y haciendo cosas bastante respetables. Una de las características que hace de Bad Religion un grupo tan especial, en mi opinión, es lo culturetas que suelen ser sus letras, y el compromiso de Bad Religion con el humanismo, la ciencia y el laicismo: no olvidemos que Greg Graffin, su vocalista, es biólogo y profe en la Universidad de California en Los Ángeles, o la participación de la banda en el Reason Rally de hace unos meses.

Estaba dudando entre traducir alguna de las letras que hacen mención más explícita de temas científicos o filosóficos, como Misery and Famine, o alguno de los grandes clásicos, y me he decantado por lo segundo. Os dejo la traducción de la letra de 21st Century Digital Boy (el original aquí) y uno de los vídeos en directo de tiempos recientes que tiene mejor sonido. Desgraciadamente, mi favorito, en directo el año pasado en Argentina, ya no está colgado íntegro en el Youtube.

No puedo creer la pinta que tienes a veces, como una bandera pisoteada en la calle de alguna ciudad. Oh, sí. Y no quiero ninguna de las cosas que me ofreces, un código de barras simbólico, una identificación rápida. Oh, sí. Soy un niño digital del Siglo XXI. No se vivir (o leer) pero tengo un montón de juguetes. Mi padre es un vago intelectual de clase media. Mi madre va puesta de Valium, es tan incapaz. ¿No es la vida un misterio? No puedo explicar las cosas que me están diciendo. Hacen yayayayayayayayay. Oh, sí. He intentado contarte sobre la falta de control, pero ahora la verdad es que ya no sé. Y entonces tú me dices todo lo que tuviste que sufrir, ¿de verdad es eso todo lo que me puedes ofrecer? Esto es lo que anhelo de verdad. Los neurocirujanos gritan pidiendo más. La inocencia violada con fuego de Napalm. Todo lo que quiera, lo necesito de verdad.

California Über alles – Dead Kennedys

Posted in ¿Qué dicen tus letras? by thetuzaro on 25 octubre 2012

Una nueva entrega de la sección ¿Qué dicen tus letras? Hoy se trata del que posiblemente sea el clásico más clásico de entre los muchos que tiene el mítico grupo Dead Kennedys: California Über Alles. Un temazo sobre el posible gobierno hippy-fascista que llevaría a cabo el Gobernador de California (en aquellos tiempos de 1979 y de nuevo en la actualidad) Jerry Brown. El tema tiene incluso su propia página en la Wikipedia.

Objeto de grandes parodias y versiones mejoradas, algunas por los propios Dead Kennedys, cambiando el nombre de Jerry Brown por Ronald Reagan o Schwatzeneger, algunas por artistas de la parodia, como El Canito que creó esa que decía en el estribillo “¡Calamares a raudales! ¡Como tapa siempre en los bares!”… siempre hubo genios. Normalmente siempre pongo un vídeo del grupo interpretando la canción en directo, pero de los dos vídeos que he encontrado en el Youtube, uno tiene la letra cambiada, y el otro se oye regular, con problemas técnicos incluidos. Os dejo este último como anécdota y otro con una de las versiones de estudio que un espontáneo se ha currado con dibujitos graciosos. La letra original, aquí.

Soy el Gobernador Jerry Brown. Mi aura sonríe y nunca frunce el ceño. Pronto seré Presidente. El poder de Carter pronto se acabará. Algún día seré el Führer. Mandaré sobre todos vosotros. Vuestros hijos meditarán en el colegio.

California, por encima de todos. Por encima de todos, California.

Seréis controlados por fascistas Zen. 100% natural. Correréis en la carrera de los superiores (juego de palabras entre master race=carrera de los superiores y master race=raza superior) y siempre llevaréis la sonrisa puesta. Cierra los ojos: no puede pasar aquí. El Gran Hermano se acerca en su caballo blanco. Dices que los hippies no volverán. Suaviza tu caracter o lo pagarás.

California, por encima de todos. Por encima de todos, California.

Ahora estamos en 1984. Toc, toc, llaman a la puerta. Es la policía secreta de los vaqueros y el ante. Vienen por la poco guay de tu sobrina. Ven en silencio hasta el campo. Te verás bien como lámpara de noche. No te preocupes, es sólo una ducha. Aquí tienes una bonita flor para tu ropa. Muere por gas venenoso ecológico. El huevo de la serpiente ya se abrió. Croarás, payasete, si te metes con el Presidente Brown.

California, por encima de todos. Por encima de todos, California.

Lotus Gait – Propagandhi

Posted in ¿Qué dicen tus letras?, Columnas by thetuzaro on 15 octubre 2012

Se me ha ocurrido que puedo recuperar aquella sección tan maja que tenía el Piohosa’s Zine y que se llamaba ¿Qué dicen tus letras? en la que se traducían unas pocas letras de los grupos que nos gustaban y que aparecían en los fanzines en aquellos tiempos de hace quince o más años. Aquellos tiempos en los que el mensaje y la actitud eran lo más importante, pero la gente cantaba en inglés aunque no supiera, y casi nadie entendía las letras de las canciones. Sin embargo esto es otra historia y para eso estaba ¿Qué dicen tus letras?, para que el mensaje llegara.

Hoy quiero compartir con vosotros una canción de uno de mis grupos favoritos de toda la vida (uno de los más favoritos, por no decir el que más): Propagandhi. Primero fueron bastante punkis, y luego se han ido haciendo más heavys con la edad. De los pocos,  pocos grupos de los que escucho desde la adolescencia con los que no tengo que remontarme a los discos de hace diez o quince años para encontrar canciones que me emocionen. Ideales para alguien que le gusta el punk y la música rápida, pero también algo más que los cuatro acordes de siempre. Ideal para aprender a tocar la guitarra (y otros instrumentos también, supongo). Son unos tíos superimplicados políticamente, y sus letras nunca han sido triviales, aunque con la edad van resultando cada vez incluso algo más difíciles de entender para los que no somos de habla inglesa. Aún así, hoy os traduzco, hasta donde yo puedo, una canción de su último disco Failed States que se llama Lotus Gait (letra original aquí si vais hasta casi abajo del todo). Os dejo también un vídeo de ellos tocando la canción en directo, porque creo que tiene bastante más gracias poner vídeos en directo. Igual no se oye todo lo bien que me gustaría, pero bueno, siempre podéis buscar la versión en estudio por ahí.

Tengo esta recurrente pesadilla: una paloma debatiéndose, con las patas rotas congeladas como un bloque a la acera. Miro hacia otro lado como si no lo viera. Tengo este recuerdo de la infancia en el que mi padre me grita desde el asiento del conductor para que aparte la mirada del horror que se desata, pero no pudo borrar lo que yo había visto. Nunca volvimos a hablar de ello. Dos desafortunados ciudadanos más de la nueva epidemia mundial de estrés postraumático. Un quinto poder con sídrome de Estocolmo, desesperados por cerrar la puerta a los horrores que van en aumento y arrastrar los pies en un paso del loto global. Satisfechos con adobarnos en el brillo de plasma de las prisiones del entretenimiento doméstico frente al que hacemos comunión como altares de todo a cien. ¿Es que no son éstas sino vidas votivas? Es una estranguladora y retorcida atadura con la que cada uno de nosotros está apuntalado. Así que algo para apagar el dolor de unos astillados pies de loto. En cuanto a mí una filigrana de cordón policial psíquico que trata de acordonar las escenas más oscuras. Pero la mente deambulante acaba tropezando con ellas y reviviéndolas. Unas palancas abren tus ojos de par en par y una dolorosa luz se arroja sobre la culpa, el miedo, la vergüenza. El valor nunca llegó del brillo de plasma de las prisiones del entretenimiento doméstico frente al que nos agarramos como a altares de todo a cien. ¿Es que no son éstas sino vidas votivas? Conservador en el fondo. Conformista desde el principio. Un quinto poder con sídrome de Estocolmo. Unos increíbles pies de loto. Es una estranguladora y retorcida atadura con la que cada uno de nosotros está apuntalado. Así que algo para apagar el dolor de unos autoinfligidos,  incapacitantes pies de loto.

Actualización 16/10/12: Moncho (el que hacía el Piohosa’s Zine del que hablo arriba) ha encontrado una explicación de la letra por parte del bajista de Propagandhi. Se puede leer aquí. De hecho, aquí podéis ver explicaciones para todas las letras del disco.

Song of Choice

Posted in Éste y sus cosas, ¿Qué dicen tus letras?, Batallitas, Lecturas y reflexiones by thetuzaro on 30 septiembre 2012

Me pasa a veces que descubro una canción que no había escuchado nunca antes, y de repente se produce un flechazo, la canción me encanta, aprendo a tocarla con la guitarra y acabo obsesionado con ella. La mayoría de las veces, la letra de la canción está en inglés, y no la entiendo a la primera si no la leo. Desgraciadamente, en muchas ocasiones, leer la letra supone un jarro de agua fría: ¿estas tonterías dice esta canción que me gusta tanto? Por fortuna, hay otra veces en que leer la letra y entenderla no hace sino añadir méritos para que me guste la canción en cuestion. Éste es el caso de la canción de la que quiero hablar hoy: Song of Choice, de Crazy Arm.

En junio pasado, Lag Wagon vinieron a tocar en el Thekla de Bristol, un barco fondeado en el puerto que alberga entre otras cosas una sala de conciertos. Por supuesto, Elena y yo fuimos a verlos. Uno de los teloneros de los californianos fueron los ingleses Crazy Arm, que recordaban por momentos a una mezcla entre Queens of the Stone Age (pero más blandos) y Bruce Springsteen (pero más duro), aunque no soy yo muy bueno para buscar referencias musicales: ya sabéis que lo mío son los cómics.

En un momento del concierto tocaron una canción de marcado estilo folk que nos encantó.Al día siguiente corrí al Youtube, y gracias a que la gente sube canciones para que las podamos oir por la cara, pude escuchar varios temas de este grupo hasta que di con el que nos había gustado tanto. Buscando un poco más he descubierto que es una versión de un tema de la cantante folk americana, Peggy Seeger, que también han versioneado gente como Dick Gaughan o Solas. Es un canto a tomar partido y a pasar a la acción antes de que los demonios de este mundo, en particular el fascismo, sean tan fuertes que no nos los podamos quitar ya de encima: no puede estar más de actualidad. Os dejo la versión de Crazy Arm, que es la que musicalmente me gusta más, aunque la letra está cambiada un poco para hacer referencias a problemas locales de Inglaterra. También, os dejo una traducción de la letra que me he marcado en un momento. La versión de Peggy Seeger la podéis escuchar aquí, y aquí podéis leer la letra (con acordes para guitarra y todo).

Sin más, el vídeo (en la mejor versión en directo que he podido encontrar, con otra canción de regalo) y la traducción.

A principio de cada año, las semillas crecen. Sin que se las vea ni se las oiga, yacen bajo el suelo. ¿Podrías decir, antes de que salgan las hojas, si tu jardín se va a llenar de malas hierbas? Si cierras tus ojos, paras tus oídos, y cierras tu boca, ¿como lo puedes saber? Puesto que las semillas que no oyes puede que no estén ahí, las semillas que no ves puede que nunca crezcan.

En enero aún tienes la oportunidad. Puedes cortar la hierba antes de que empiece a brotar. Si las dejas crecer fuertes, acallarán tu voz, y en diciembre puedes pagarlo con tu sangre. Cada día un buitre emprende el vuelo, un nuevo peligro nace cada mañana. En la oscuridad de tu ceguera la bestia aprenderá a morder. ¿Cómo vas a luchar si no reconoces una señal de peligro?

Así que cierra tus ojos, deja de oir, cierra la boca y tómatelo con calma. Que otros tomen la iniciativa, tú te encargarás de la retaguardia. Más tarde podrás decir que no lo sabías.

Hoy puedes ganarte la vida, mañana puedes cobrar el paro. Aunque hay millones pasando hambre, no hace falta que lo dejes, puesto que son ellos, y no tú, quienes están en el agujero. Está bien que vayas con el grupo. Está bien que estés de acuerdo con lo que hacen. Si el fascismo está volviendo lentamente, aún no está aquí, así que, ¿qué tiene que ver contigo?

La EDL esta defendiendo a Inglaterra, pero no la Inglaterra que yo quiero ver. Como ateo estaré codo con codo con sijs y musulmanes para negar a los racistas cualquier victoria. El neonazi de Nik Griffin se sienta en primer fila y mil feos macarras levantan sus brazos. Bueno, mataría a esos bastardos antes de que su odio se extienda. La basura nazi nunca deber tomar el poder. El BNP nunca llegará a gobernar mi tierra.

Así que cierra tus ojos, deja de oir, cierra la boca y nunca te atrevas. Y si pasa aquí, nunca vendrán a por ti, porque sabrán que a ti nunca te importó de verdad.